Administración de cooperativas – Parte I

Aquí comenzamos una serie de posts sobre Administración de cooperativas, donde no pretendemos dar una bajada de línea sobre esta disciplina, sino poder mostrar algunas de nuestras estrategias y prácticas que nos deja la experiencia para administrar nuestra cooperativa y poder recibir un feedback para seguir creciendo y mejorando entre todos.

Al hablar de “Administración” no sólo nos referimos al ambiente contable. Entonces ¿A qué más nos estamos refiriendo? Veamos la definición que nos da Wikipedia:

es la ciencia social y técnica encargada de la planificación, organización, dirección y control de los recursos (humanos, financieros, materiales, tecnológicos, del conocimiento, etc.) de una organización, con el fin de obtener el máximo beneficio posible; este beneficio puede ser económico o social, dependiendo de los fines perseguidos por la organización.

Es por esto que vamos a explayarnos en diferentes temas. Y así comienza…

Para las cooperativas/empresas que están dando sus primeros pasos en el mercado, llevar su administración podría bastar con simples documentos y luego, a medida que el caudal de trabajo lo demande, comenzar a migrar hacia sistemas más especializados con manejo de cuentas, clientes, etc (en ejemplo a Administración Contable).

En esta primera parte vamos a escribir sobre algunos de los documentos más importantes que nos facilitan nuestras cuentas:

1. Caja y Banco

Es vital organizar nuestras cuentas para saber qué entra y qué sale, de qué manera y contra qué documento (factura, ticket, etc).

Nosotros utilizamos un documento básico, instanciado mensualmente, que divide nuestra Caja y nuestro Banco con sus respectivas entradas y salidas. Totalizando debajo y teniendo en cuenta el inicial del mes de cada uno.

Les dejamos un documento básico para que puedan comenzar:

2. Cuenta Corriente de Clientes

La cuenta corriente de cliente es muy importante para llevar al día la facturación y los pagos de nuestros clientes.

En nuestro caso, ni bien facturamos a un cliente, cargamos un registro en este archivo, detallando qué monto y bajo qué número de factura fue facturado. Luego, al momento de recibir el pago, otro registro con el pago que ingresó, asociado a que factura y otra información adicional como por ejemplo: si fue total, parcial, transferencia bancaria, efectivo y qué recibo le fue devuelto al cliente.

Algo interesante de este documento es que permite, a simple vista, tener un detalle de cuánto nos debe o cuánto debemos a un cliente, como así también cuanto tiempo hace que está atrasado el cobro de una factura ya emitida (ahondaremos sobre este tema en una futura parte).

En un comienzo, cuando no contamos con muchos clientes, quizás no sea necesario tener una cuenta corriente por cada uno, pero al tener dos o más clientes, recomendamos separar y tener una cuenta corriente por cada uno.

Aquí les dejamos un documento de Cuenta Corriente de ejemplo:

Por el momento, los dejamos con estos conceptos y documentos, pero quedamos a la espera de dudas y comentarios constructivos!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

3 Comments

    • Hola Farid!

      Nos agendamos incluir el tema de distribución de excedentes para un post así lo podemos discutir, seguro sobre este tema hay muchas visiones diferentes que pueden complementarse 😉

      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *